¿Sus pacientes verán sus problemas de la encía igual que usted?

De: Louise Sinclair

Fecha:Diciembre 2021

Como estudiante de odontología, usted sabe y entiende cómo se manifiestan y avanzan las enfermedades periodontales en sus pacientes. Sin embargo, a menudo sus pacientes tendrán una idea y una percepción muy diferente de los síntomas de la enfermedad periodontal. A continuación, hablaremos de los hallazgos de un Programa de Experiencia de Pacientes (PEP) reciente y lo que estos nos pueden decir acerca de la comunicación con y educación de nuestros pacientes.

 

Hallazgos principales

El PEP consistió en un cuestionario distribuido a través de profesionales de la salud dental en Francia, en el marco del cual se obtuvieron respuestas válidas de 1,200 pacientes con problemas gingivales presentes. El síntoma más frecuentemente reportado entre las y los participantes fue el sangrado ocasional (79 %), un síntoma que, sin embargo, muy rara vez se consideró el más molesto o vergonzoso. Tan solo el 3 % lo calificó como tal, mientras que el 21 % respondió que el sangrado no les molestaba en absoluto. Los síntomas considerados más molestos/vergonzosos fueron el enrojecimiento (18 %), el dolor en las encías (13 %) y la inflamación (10 %), a pesar de que su incidencia entre las y los participantes fue mucho menor (36 %, 34 % y 27 %, respectivamente). Un pequeño número de participantes (5 %, 3 % y 5 %, respectivamente) reportó que estos síntomas no les habían molestado en absoluto.

 

¿Qué quiere decir esto para las y los estudiantes de odontología?

Estos hallazgos nos dicen sobre todo dos cosas:

1. Para las y los pacientes, el sangrado ocasional no es motivo de preocupación, lo que sugiere una falta de conocimiento sobre cómo se manifiesta y progresa la enfermedad periodontal.

2. La mayor preocupación de las y los pacientes fueron el dolor y el aspecto, por lo que es más probable que cuenten con la motivación necesaria para tomar medidas cuando están involucrados estos dos factores.

Por lo tanto, el primer paso es educar a nuestros pacientes acerca de la relevancia clínica del sangrado gingival. Muchas personas creen equivocadamente que el sangrado gingival es normal y que le puede ocurrir a cualquiera, pero sabemos que es un indicador temprano y confiable de la enfermedad periodontal. Y es importante que nuestros pacientes también lo sepan.

Nuestra tarea consiste en describirles a nuestros pacientes cómo avanza la enfermedad periodontal usando términos que no sean demasiado técnicos (como "encías" en lugar de "tejido gingival") y explicarles lo que les ocurre a los tejidos periodontales en cada etapa y cómo esto se puede manifestar en su boca. Una posible ayuda es compartirles recursos educativos, como esta guía de salud de las encías detallada, pero muy accesible (en inglés) de la Federación Europea de Periodontología (European Federation of Periodontology, EFP).

Cuando explique los síntomas de la gingivitis y la periodontitis, usted puede aprovechar para acabar con algunos malentendidos acerca del sangrado gingival. Asegúrese de mencionar que:

  • Las encías sanas no sangran durante el cepillado dental ni al usar hilo dental (a menos que se use demasiada fuerza).
  • Durante las primeras etapas de la enfermedad periodontal, el sangrado puede presentarse de forma aislada sin ningún otro síntoma que lo acompañe.
  • La gran cantidad de personas que experimentan sangrado en las encías indica que la enfermedad periodontal (de las encías) es mucho más común de lo que las personas creen y no que el sangrado gingival es normal.

Claramente, un gran motivador para las y los pacientes es el dolor, así como el mal aspecto, por lo que el segundo paso es explicarles cómo lidiar con el sangrado gingival les puede ayudar con ambos problemas.

Subraye que la primera etapa de la enfermedad periodontal (la gingivitis) es la única que es reversible, después de lo cual la pérdida de tejido periodontal es permanente. Las y los pacientes deben saber que el sangrado es una de las primeras señales de alerta y que al tomar medidas oportunas se pueden evitar consecuencias desagradables como la retracción de las encías, las raíces expuestas, los dientes flojos e incluso la pérdida de los mismos.

Las y los estudiantes de odontología y profesionales de la salud dental vemos las consecuencias de las enfermedades periodontales todos los días, y el sangrado gingival nos comunica un sentido de urgencia que nuestros pacientes deben entender. Sin embargo, al reconocer que nuestros pacientes ven los síntomas de la enfermedad periodontal desde un punto de vista completamente diferente podemos apelar a sus propias prioridades y motivaciones para guiarles más fácilmente hacia una mejor salud bucal.