¿Nos podemos tomar vacaciones de los cuidados bucales en casa?

De: Louise Sinclair

Fecha: Diciembre 2021

A lo largo de su carrera odontológica, hacerles entender a sus pacientes la importancia de que lleven a cabo sus cuidados bucales de forma consistente será tanto una prioridad como un desafío para usted. En vista de que los síntomas de la enfermedad periodontal pueden tomar semanas, meses y hasta años en presentarse, nuestros pacientes pueden no darse cuenta de que sus hábitos de higiene son demasiado laxos sino hasta que el problema avanza de forma significativa. En este artículo, hablaremos de la progresión de la enfermedad periodontal y sobre cómo puede comunicarles a sus pacientes de manera efectiva la importancia de los cuidados bucales en casa.

 

La enfermedad periodontal

Los tejidos periodontales son capaces de enfrentar determinado grado de exposición a las bacterias. Sin embargo, la acumulación de la biopelícula puede desencadenar una serie de reacciones inmunitarias y problemas inflamatorios que desembocan en la destrucción progresiva de los tejidos periodontales. Esta destrucción progresiva puede presentarse con gravedad variada o no presentarse en absoluto, dependiendo de la respuesta del individuo. Su paciente se sorprenderá al saber que este proceso se puede presentar en cuestión de días.

 

Fase 1: La lesión inicial

Después de tan solo 2 a 4 días de acumulación de la biopelícula, se empieza a formar una lesión inicial. Los pequeños vasos sanguíneos que se encuentran junto al epitelio de unión se inflaman y empiezan a filtrar fluido hacia los tejidos circundantes. Los leucocitos polimorfonucleares (PMN), que son la primera línea de defensa contra una infección, migran al surco gingival a través del epitelio de unión. El colágeno perivascular se empieza a degradar y se pierde. En esta etapa, la lesión se considera clínicamente benigna y no presentará síntomas observables. Sin embargo, los mecanismos de la enfermedad periodontal se han puesto en marcha.

 

Fase 2: Lesión temprana

Después de 4-10 días, la lesión se puede convertir en una lesión temprana. Conforme los fibroblastos atraviesan alteraciones patológicas y se destruyen, los linfocitos T y los PMN empiezan a inundar la zona. En el proceso, pueden causar la destrucción de más colágeno, creando espacio para más infiltraciones inflamatorias. La matriz de tejido conectivo del margen gingival también empieza a degradarse.

En esta etapa, el o la paciente podrá observar los primeros síntomas de la gingivitis, como enrojecimiento, inflamación e hinchazón.

 

Fase 3: Lesión establecida

Una lesión establecida se puede formar en 2 a 3 semanas. Con el influjo de leucocitos y linfocitos B activados (células plasmáticas), la matriz de tejido conectivo del margen gingival se deteriora aún más. La migración de los PMN a través del epitelio de unión continúa y se empiezan a formar bolsas entre las encías y los dientes. En esta etapa, las encías pueden presentar sangrado cuando se las examina con una sonda o también durante el cepillado de dientes o el uso de hilo dental.

 

Fase 4: Lesión avanzada

Esta última etapa marca la transición de la gingivitis a la periodontitis. En este punto, las bolsas gingivales están bien formadas, brindando un ambiente favorecedor para la biopelícula y las bacterias. Las células plasmáticas y otros infiltrados inflamatorios se vuelven aún más densos y dominan la zona. El tejido gingival está visiblemente afectado, el ligamento periodontal se está degradando y separando de la superficie radicular y el hueso alveolar comienza a reabsorberse. Todos estos procesos son irreversibles.

En esta etapa, las encías retraídas pueden hacer que los dientes den la impresión de ser más "largos". El o la paciente podría estar experimentando encías hinchadas, inflamación, dolor y sangrado significativos, así como dolor al masticar. Debido a la acumulación de bacterias en las bolsas, el o la paciente también puede presentar halitosis y estar en riesgo de padecer infecciones tanto bucales como sistémicas. Si la periodontitis sigue avanzando, tiene lugar una pérdida progresiva de los tejidos de apoyo, además de que los dientes pueden empezar a aflojarse y terminar por caerse al cabo de un tiempo.

 

Cómo comunicarle a su paciente la importancia de los cuidados bucales

Esta línea del tiempo muestra lo rápido que se puede llegar a desarrollar la enfermedad periodontal. Puede usarla para grabar en sus pacientes la importancia de recibir cuidados bucales de manera regular y consistente. Sin duda, hay muchas personas que se sorprenderán al escuchar la extensión de la destrucción de tejidos que puede presentarse debajo del margen de las encías y, en algunos casos, también al oír la rapidez con que este proceso puede tener lugar. Sin embargo, lo normal es que avance de la enfermedad tome mucho más tiempo, además de que las personas que la padecen no están condenadas a enfermar de periodontitis. Por ello, es importante comunicar esta información sin llegar a ser alarmistas, pero sí animándoles a sus pacientes a que cumplan con sus cuidados bucales.

Haga hincapié en lo siguiente:

  • La enfermedad periodontal es muy grave, pero su prevención está en manos de cada paciente a través de medidas de higiene bucal muy sencillas.
  • Una vez que la gingivitis se convierte en periodontitis, la pérdida de tejido gingival, ligamentos periodontales y hueso alveolar ya no se puede revertir, por lo que la detección temprana es de suma importancia.
  • La gingivitis no necesariamente se convierte en periodontitis: esto se puede evitar por completo mediante una buena higiene bucal y una intervención oportuna.
  • La mejor forma de detectar la enfermedad periodontal en su primera etapa es acudir a consultas dentales regularmente y prestar atención a síntomas como sangrado, enrojecimiento, inflamación e hinchazón.

 

Prevención y control de la enfermedad

Practicar hábitos de higiene bucal de forma minuciosa y consistente es la mejor forma de prevenir esta enfermedad, así que asegúrese de que su paciente los domine. Estos hábitos implican cepillarse los dientes dos veces al día con una pasta dental con flúor, realizar una limpieza interdental una vez al día y usar un enjuague bucal con flúor para prevenir las caries.

Para una protección máxima contra la biopelícula, se recomienda el uso de productos antibacterianos que reduzcan o eliminen las bacterias. Algunas pastas de dientes también combaten las bacterias causantes de la biopelícula en el 100 % de las superficies de la boca (no solo en los dientes) y forman una barrera protectora para que sus pacientes puedan lograr tener una Salud bucal integral. Además, existen enjuagues bucales con cloruro de cetilpiridinio al 0.075 % que eliminan el 99 % de las bacterias de forma inmediata, ayudando así a reducir la placa y la gingivitis.

Por último, asegúrese de que su paciente esté usando las herramientas más efectivas para su limpieza. La biopelícula puede acumularse en zonas difíciles de cepillar, por lo que puede recomendar cepillos dentales con cerdas ultradelgadas para acceder y limpiar con facilidad y destreza las zonas más estrechas entre los dientes y las encías. Los cepillos dentales con cerdas suaves y delgadas le ayudarán a su paciente a mantener una buena higiene bucal incluso si sus encías están inflamadas.

También podría recomendarle a su paciente un cepillo dental eléctrico. Algunos de ellos tienen temporizadores que le ayudan al usuario o usuaria a cepillarse los dientes durante el tiempo recomendado. Además, algunos se pueden conectar a una aplicación en el celular, desde donde pueden enviar recordatorios a la persona y resaltar las áreas de su boca que no han sido cepilladas. El sistema de recompensas por tener buenos hábitos de higiene bucal transforma el cepillado en un juego.

Sus pacientes deben entender que no pueden tomarse vacaciones de sus cuidados bucales. Al contrario: es importante animarles a que cumplan con una higiene bucal regular y minuciosa para que puedan, así, lograr tener una Salud bucal integral.